Formas de financiación para cada fase de la idea de negocio

A continuación vamos identificar diferentes alternativas de financiación para cada una de las diferentes fases en las por las que pasa un proyecto desde que se tiene una idea hasta que se pone en el mercado, se desarrolla y crece, madura y se consolida como empresa, para ello no sólo debemos tener en cuenta los intereses, contraprestación, forma de devolución, sino también la estrategia del emprendedor, cuanto se necesita, a quién nos vamos a dirigir y el tiempo que disponemos para conseguirlo.

La idea

Architectural Team Going over Blueprints

 

El punto de partida, capital semilla; en esta fase tenemos la idea y muchísima ilusión para llevar esta idea adelante, pero todavía no hemos realizados ventas y no sabemos si nuestra idea va a ser un negocio rentable. A dónde acudir para obtener financiación? A nuestros familiares y amigos “family, Friends and fools” que están dispuestos a apoyarnos en el proyecto, lo normal es que sean cantidades pequeñas. Las ventajas de este tipo de financiación son que es muy rápida, y no nos piden garantías, y genera mayor confianza en el proyecto en las etapas posteriores ante otros inversores.

Start-up

Lo que podríamos llamar una segunda fase, sería la Start-up, momento en el que además de la idea de negocio, se tiene ya desarrollado el producto o servicio, ya se ha comenzado a vender y tiene aceptación, pero todavía no se ha validado la viabilidad del negocio en el mercado, con lo cual todavía existe mucho riesgo para el inversor. En este momento lo ideal es acudir a los llamados Business Angels, personas que pueden llegar a financiar ente 20.000 y 100.000 euros, y que tienen un gran conocimiento empresarial, tanto por su experiencia profesional, como por su red de contactos de profesionales reconocidos en el sector, que aportarán al proyecto para contribuir a su desarrollo.

Growth

La siguiente fase sería la etapa Growth, de crecimiento; donde ya se cuenta con un producto o servicio con ventas, que tiene un modelo de negocio ya probado y hay un mercado donde podemos adquirir nuestros productos o servicios, en esta etapa la empresa ya ha alcanzado su punto de equilibrio, e incluso está generando flujos de caja positivos; llegamos a la etapa de hacer crecer nuestro proyecto hacia otros mercados.
La búsqueda de proyectos fácilmente escalables por parte de los inversores esta al orden del día en estos momentos, estos proyectos son modelos de negocio que permiten entrar de manera sencilla y muy rápido en nuevos mercados, creciendo muy rápidamente y generando en poco tiempo una alta rentabilidad de la inversión.
Para esta etapa podemos acudir a un Venture Capital, fondos de inversión que pueden invertir en el proyecto cantidades entre 100.000 y 1.000.000 de € y que también aportan su know-how al proyecto.

También podemos recurrir al Crowdfunding para conseguir financiación para nuestro proyecto, acudiendo a las diferentes plataformas que podemos encontrar en internet. Estas plataformas ponen en contacto a emprendedores con inversores (mecenas) a través de publicitar nuestro proyecto en su plataforma. Existen diferentes modalidades de Crowdfunding como es el Crowdfunding de donación, el de recompensa, inversión y de préstamo, que hemos ya hemos comentado en un artículo anterior, y te recomendamos que le eches una ojeada.

Para una etapa avanzada en la fase del Growth, en la que la empresa ya está generando de manera recurrente un EBITDA entre dos y tres millones de euros y cuenta con unas ventas anuales entorno a los ocho, nueve millones de euros, podemos acudir al MAB, Mercado Alternativo Bursátil, mercado de financiación para empresas de pequeña capitalización y que se encuentra supervisado por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) con una regulación propio, que debemos tener en cuenta, así como todo el reporte de información que se nos exigirá, la transparencia de datos y prácticas de buen gobierno corporativo. A través del MAB podemos obtener financiación para nuestro proyecto por cantidades que van del orden de los doce a los quince millones de euros; y el estar en el MAB tiene la ventaja de que aporta a nuestro proyecto visibilidad y credibilidad frente a los inversores.

Maduración y Consolidación

La siguiente fase ya sería la de maduración y consolidación del proyecto, y en ella podríamos recurrir a los fondos de inversión (Private equite) si tenemos un negocio exitoso, con una escalabilidad y ventas ya demostradas con importantes flujos de caja.
Estos fondos suelen inyectar cantidades superiores a los veinticinco millones, pero a cambio exigen parte del gobierno de la empresa, y se firman diferentes cláusulas que pueden llegar a desplazar del todo del proyecto al emprendedor, las normas habituales de funcionamiento y las cláusulas a firmar entre el emprendedor y el fondo requieren un estudio con mayor detalle.

Deja un comentario